sábado, 2 de enero de 2016

Aceites Esenciales: Propiedades

  Los aceites esenciales son sustancias que se encuentran en diferentes tejidos vegetales. Contienen numerosos compuestos químicos naturales procedentes de las plantas. Son utilizados como remedio casero, aromaterapia, hogar, cosmética, etc.… 
 
 Cada aceite esencial contiene propiedades específicas de la planta de la que se obtiene, cuyo componentes nos servirán para distintas finalidades.


Principales aceites esenciales y sus beneficios:


Aceite Esencial de Abedul: Se utiliza en aceites de masaje para los dolores musculares, esguinces, calambres y dolor en las articulaciones debido a sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas. También ha sido probado con buenos resultados en algunas enfermedades de la piel como dermatitis, eczema y psoriasis. Este aceite esencial tiene propiedades desinfectantes y asépticas que pueden proteger la piel contra las infecciones bacterianas y fúngicas. Combina con: Cedro, abeto, copaiba, sándalo y palo de rosa.

Aceite Esencial de Albahaca: Aceite revigorizante y vitalizante, la albahaca es el mejor tónico para el sistema nervioso. Es fungicida, antiséptico y un buen tónico cardiaco. Ayuda a reafirmar la piel. Combina bien con: bergamota, citronela, geranio, salvia, clavo, lima, eucalipto, enebro, limón, nerolí y romero.

Aceite Esencial de Alcanfor: Tiene propiedades antiinflamatorias, es antiséptico, carminativo, diurético, insecticida, laxante, febrífugo y estimulante. Se utiliza en tratamientos contra el acné, dolores musculares, esguinces, reumatismo, resfriados, fiebre, bronquitis y enfermedades infecciosas. En tratamientos cosméticos, el aceite esencial de alcanfor, se utiliza en cremas y geles para masajes de piernas y pies cansados por el efecto refrescante y calmante que posee. También se utiliza en la elaboración de champús para cabello graso porque regula la secreción sebácea. Combina bien con: Albahaca, árbol de té, manzanilla, lavanda, melisa y romero.

Aceite Esencial de Anís: Tiene un efecto antiséptico, antiespasmódico, carminativo, diurético, expectorante, estimulante y estomacal. Su olor recuerda al regaliz con una chispa de picante.

Aceite Esencial de Árbol del Té: Es antiséptico, anti fúngico y antibiótico. Tiene efectos cicatrizantes por su contenido antibiótico. Se usa como antiséptico y desodorante en champús y jabones comerciales. Se utiliza como agente medicinal como tratamiento de un sinnúmero de afecciones de la piel (barritos, raspaduras, etc.). El aceite esencial del árbol del té se puede usar directamente sobre la piel. Combina bien con los aceites de: cinamomo, salvia, clavo, geranio, lavanda, limón, mirra, nuez moscada, romero, palo de rosa y tomillo.

Aceite Esencial de Bergamota: Es antiséptico, antiacné, cicatrizante y muy útil para combatir herpes, eczemas y psoriasis. Es un aceite muy efectivo como antiespasmódico, tónico y estimulante digestivo, calmante y antiséptico. Combina bien con: los aceites de lavanda, nerolí, jazmín, ciprés, limón geranio, camomila y coriandro.

Aceite Esencial de Cajeput: Es expectorante, antibacteriano, descongestionante venoso, balsámico, y antiinflamatorio. Está indicado para pieles grasas y granos. Para obtener una mascarilla para pieles grasas, añadir a una base de arcilla cinco gotas de aceite esencial de Cajeput. También se utiliza en la elaboración de jabones como agente fragante y refrescante. Combina bien con: aceites esenciales de Limón, Lavanda, Pino, Romero, Clavo, Orégano y Cedro.

Aceite Esencial de Canela: Tiene un efecto antidiarreico, antiséptico, antimicrobiano, afrodisíaco, astringente, carminativo, digestivo y parasiticida. Es muy útil en casos de picaduras de insectos. Combina con: los aceites de los cítricos, incienso y aceites especiados.

Aceite Esencial de Cedro: Tiene propiedades relajantes, purifica el aire y facilita la respiración al ser un mucolítico, por lo que es una excelente ayuda en casos de catarros y resfriados. Usado en cosmética es un excelente astringente y antiséptico que se añade en mascarillas de limpieza para pieles grasas o acneicas, jabones y en champús anticaspa. Combina con: bergamota, clavel, ciprés, incienso, jazmín, enebro, nerolí, rosa, romero, vetiver e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Ciprés: Es estupendo para el cuidado de la piel y el cabello porque estimula la circulación y regula la secreción sebácea. Se puede añadir en cremas para el tratamiento de la celulitis. Es muy astringente, por lo que se utiliza en pieles normales, mixtas y grasas. En baños templados o aceites de masaje, estimula y reanima los músculos doloridos después del ejercicio. Combate la sudoración excesiva (especialmente de los pies), utilizado como desodorante. Ayuda con los problemas respiratorios, asma, tos seca, sinusitis, irritación de garganta, afonía y limpia los pulmones. Es antiespasmódico y antiséptico, refrescante y balsámico. Combate la tristeza, la indecisión, la depresión, el enfado, los miedos y las frustraciones. Combina bien con: bergamota y otras esencias cítricas, enebro, lavanda, mejorana, pino, sándalo, salvia, cedro, geranio, rosa, jazmín.

Aceite Esencial de Cistus Jara: Tiene propiedades antivirales, antibacterianas, astringentes, reafirmantes, antiarrugas, tonificantes y tensoras. Es un activo imprescindible en la lucha contra el envejecimiento de la piel por lo que debe estar presente en productos para pieles maduras y flácidas. También da muy buenos resultados en el tratamiento de la rosácea y en pieles con acné. Combina bien con: aceites esenciales de naranja, limón, pomelo, rosa, mirra, sándalo, incienso, ylang-ylang.

Aceite Esencial de Citronela: Tiene propiedades antiespasmódicas, bactericidas, antisépticas, fungicidas, diuréticas, insecticidas, etc. Resulta excelente para las pieles grasas, y muy útil como repelente de insectos, así como para tratar gripes, resfriados e infecciones. Combina bien con: la mayoría de los aceites esenciales, pero especialmente con bergamota, cedro, geranio, lavanda, limón, naranja y pino.

Aceite Esencial de Clavo: Tiene una gran acción antibacteriana, anti fúngica, antiinflamatoria, cicatrizante y analgésica. Sirve para combatir los dolores dentales. Si se utiliza como condimento, combate la flatulencia, los dolores gástricos y abdominales.  Combina bien con: esencias cítricas, lavanda, rosa, vainilla, ylang-ylang y otras especias.

Aceite Esencial de Elemí: Es cicatrizante y regenerante. Ayuda a reducir las líneas y arrugas de expresión rejuveneciendo la piel. También es excelente en masajes musculares después del ejercicio físico. Combina bien con: Salvia, incienso, romero, mirra y lavanda.

Aceite Esencial de Enebro: Tiene propiedades astringentes, antisépticas, desintoxicantes, tónico, anticelulítico y reductor. Muy utilizado en preparaciones post depilatorias y aftershave, en tratamientos antiacné y anticelulíticos. Combina bien con: salvia, sándalo, bergamota, geranio, mejorana. romero, manzanilla, eucalipto. 

Aceite Esencial de Eucalipto: Tiene propiedades antimicrobianas. Se usa principalmente para la piel grasa y con acné, para mejorar la circulación de las uñas y cutículas y como estimulante del cuero cabelludo. Combina bien con: benjuí, lavanda, menta, petitgrain, pino, albahaca, lavanda, limón. Debe utilizarse con moderación.

Aceite Esencial de Gaulteria: Se emplea, además de en tratamientos de aromaterapia, para dar sabor y en la elaboración de productos de higiene dental. Se recomienda especialmente para deportistas. Su olor alcanforado es característico de las preparaciones que alivian los dolores musculares, calambres y contracturas. En combinación con otros aceites esenciales, puede ayudar a tratar la celulitis. El aceite esencial de Gaulteria o Winter Green es antiinflamatorio, antiespasmódico y antiálgico. Combina bien con: lavanda. mejorana, menta, vainilla e ylang ylang.

Aceite Esencial de Geranio: Es tónico, astringente, hemostático, antiséptico, antidiabético, cicatrizante, analgésico, repelente de insectos, diurético, antidepresivo, estimulante de la corteza suprarrenal, equilibrarte hormonal, desinfectante y cicatrizante. Combina bien con: albahaca bergamota, citronela, pomelo, limón, lemongrass, nerolí, clavo, jazmín, enebro, lavanda, pachulí, nuez moscada, salvia y sándalo.

Aceite Esencial de Hierbabuena: Es muy eficaz en trastornos digestivos e infecciones respiratorias. Así mismo, resulta excelente para abrir poros, tonificar la piel y combatir el acné. Mezclando el aceite esencial de hierbabuena con aceite de oliva resulta un magnífico remedio para curar las quemaduras. Combina bien con: La mayoría de aceites esenciales, particularmente con albahaca, bergamota, eucalipto, jazmín, lavanda y romero.

Aceite Esencial de Hinojo Dulce: El aceite esencial de hinojo dulce es uno de los aceites más valiosos en el tratamiento de la celulitis. De olor ligeramente anisado, se utiliza con frecuencia en tratamientos para el cuidado de la piel para tonificar los tejidos cutáneos hinchados o fláccidos. Tiene poder hidratante y reductor. Estimula la producción de estrógenos, necesarios para el mantenimiento del tono muscular y la elasticidad de la piel, por lo que sirve para retrasar algunos de los efectos degenerativos del envejecimiento. Combina bien con: geranio, lavanda y sándalo.

Aceite Esencial de Incienso: Se utiliza principalmente en aromaterapia y es excelente para tratamientos del aparato respiratorio, cuadros asmáticos, etc. Es un potente cicatrizante para heridas, úlceras y hemorragias ya que renueva la piel. Dado su poder tonificante es especialmente útil para pieles con acné o envejecidas ya que previene la aparición de arrugas. Es muy utilizado en cosmética y perfumería ya que actúa como antiséptico, astringente y equilibrador. Combina con: albahaca, bergamota, cedro, canela, geranio, lavanda, mirra, neroli, pimienta, pino, sándalo, vetiver, otras esencias especiadas y todos los cítricos.

Aceite Esencial de Laurel: Es Antiséptico, bactericida, digestivo, antirreumático, diurético, fungicida, sedante, estomacal y emenagogo. El aceite esencial de laurel relaja las inflamaciones y reduce las cicatrices. Es un buen tónico para el cabello y el cuero cabelludo, estimulando el crecimiento capilar y contribuye junto con el aceite esencial de romero a la desaparición de la caspa. Es muy conocido por sus potentes efectos en el sistema nervioso. Sus propiedades antiespasmódicas y analgésicas le confieren un leve efecto narcótico. Junto a sus propiedades sedantes, se usa para combatir la depresión y ansiedad. Combina bien con: aceites cítricos, salvia, ciprés, hisopo y enebro.

Aceite Esencial de Lavanda: Posee efectos equilibrantes, cicatrizantes, tonificantes y calmantes al mismo tiempo. Es antidepresivo y estimulante de las defensas del organismo. Por su acción antiséptica es apropiado para todo tipo de pieles, desde las juveniles, grasas, impuras o con acné hasta las secas, maduras o con problemas específicos. Puede añadirse a todo tipo de preparados cosméticos. Combina bien con: los aceites de bergamota, camomila, citronela, geranio, jazmín, limón, mandarina, naranja, palmarosa, patchouli, pino, romero e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Lavanda Búlgara: Tiene propiedades calmante, antidepresivo, relajante, antiespasmódico, cicatrizante, regulador del sistema nervioso, hipotensor y regenerador de la piel. Indicado para: acné, eczema, psoriasis, quemaduras, cicatrices, picaduras de insectos, estrías, úlceras en la piel, y entre otras para tratamientos anticaspa. Combina bien con: árbol del té, bergamota, camomila, citronela, geranio, jazmín, limón, mandarina, naranja, palmarosa, patchouli, pino, romero e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Lemongrass: Tiene un efecto analgésico, antidepresivo, antimicrobiano, antipirético, antioxidante, astringente, bactericida, desodorante, fungicida, tónico nervioso, sedante, insecticida y antiséptico. Combina bien con: los aceites de vetivert, palmarosa y citronela.
 
Aceite Esencial de Lima: Posee un efecto antirreumático, antiséptico, antivírico, bactericida, febrífugo, reconstituyente y tónico. El aceite de lima da unos resultados excelentes en el tratamiento de acné, furúnculos, sabañones, callos, cortes, piel grasa, herpes, úlceras bucales, picaduras de insectos, granos, varices y verrugas. Combina bien con: los aceites de lavanda, lavandín, neroli, citronela, romero, salvia romana y otros cítricos.

Aceite Esencial de Limón: Es excelente para el cuidado de la piel, ya que es antiséptico, astringente, curativo, depurativo y aclarante. Mejora la circulación sanguínea y linfática. Añadido al baño estimula la circulación y reanima los sentidos. Actúa como vitalizante y se puede agregar a tónicos cutáneos, a cremas anticelulitis, a lociones para pieles mixtas o grasas, a cremas de manos para fortalecer las uñas quebradizas, a champús para cabellos grasos y a jabones artesanales. En perfumería el aceite de limón es un componente fundamental del agua de colonia. Es muy efectivo para la detención de las hemorragias. Repelente de insectos. Elimina las arrugas, aplicando el aceite esencial de limón sobre ellas. Eficaz contra la gripe y resfriados, calma la tos inhalando 3 gotas en agua hirviendo. Combina bien con: todos los cítricos, todas las esencias florales, eucalipto, incienso y enebro.

Aceite Esencial de Litsea Cubeba: Tiene un efecto digestivo, antiséptico, desinfectante, insecticida, estomacal y sedante. Es apropiado para el tratamiento contra el acné, granos, transpiración excesiva y piel grasa. Combina bien con: los aceites de albahaca, bergamota, geranio, jengibre, jazmín, palo de rosa, rosa, romero e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Mandarina: Contribuye 
a mejorar la circulación sanguínea por lo que resulta un buen ingrediente para los aceites y lociones corporales. Resulta muy efectivo en casos de insomnio y tensión nerviosa. Al igual que los demás aceites cítricos, no se debe aplicar antes de la exposición al sol o antes de someterse a una sesión de sol artificial. Combina bien con: los aceites de otros cítricos como lima, naranja, limón y pomelo, también con aceites especiados como cinamomo, clavo, nuez moscada y laurel.

Aceite Esencial de Manzanilla: Tiene propiedades antibióticas, desinfectantes, bactericidas, cicatrizantes y calmantes. Es muy indicado en pieles grasas y con acné pero es bien tolerado por todo tipo de pieles. Se usa en el cabello para prevenir y eliminar los piojos. Combina bien con: árbol del té, bergamota, geranio, jazmín, lavanda, lima, limón, pomelo, rosa, salvia, vetivert e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Mejorana: Es muy utilizado como relajante muscular. En estética se utiliza en la elaboración de cremas,  lociones corporales, jabones y geles. También resulta útil para las infecciones del cuero cabelludo. Es un potente fungicida. Combina bien con: naranja, lavanda, palo de rosa, incienso, árbol de té, eucalipto, salvia, albahaca, tomillo, ciprés, nuez moscada y manzanilla. Usos: Masajes relajantes Tratamiento de dolores musculares y esguinces Elaboración de perfumes y colonias masculinas. Cremas y lociones corporales Gel de afeitar Jabones de baño.

Aceite Esencial de Menta: Tiene un efecto analgésico, antimicrobiano, antiinflamatorio, antiprurítico, antiespasmódico, antiviral, astringente, expectorante, febrífugo, y como tónico nervioso. Es antiséptico y resulta muy útil para tratar heridas, dermatitis, tiña, sarna y acné. Por su alto contenido en mentol, el aceite esencial de menta sirve para refrescar la piel y es efectiva en productos cutáneos vigorizantes, como las lociones para los pies y las cremas para después del sol. Se puede añadir al baño para tonificar y estimular la piel. Tiene efectos calmantes para piernas cansadas e hinchadas. Combina bien con: los aceites de romero, lavanda, limón y eucalipto.

Aceite Esencial de Mirra: Es antiinflamatorio, antimicrobiano, antiséptico, balsámico, cicatrizante, fungicida, revitalizante y tónico. Está especialmente indicado para las heridas, eccemas y arrugas ya que revitaliza la piel madura. Combina bien con: incienso, lavanda, palmarosa, patchouli, rosa, palo de rosa, sándalo, árbol del té, albahaca, alcanfor, ciprés, eucalipto, niaouli y tomillo.

Aceite Esencial de Naranja: Tiene efecto antidepresivo, antiinflamatorio, antiséptico, bactericida, sedante nervioso, digestivo, fungicida, hipotensor, estimulante digestivo, y linfático, estomacal y tónico. Combina bien con los aceites de: lavanda, bergamota, palo de rosa, limón, salvia, mirra, sándalo, y aceites especiados como nuez moscada, cinamomo y clavo.

Aceite Esencial de Nerolí: Tiene propiedades antibacterianas y regeneradoras por lo que es muy indicado en el tratamiento de estrías y cicatrices. Es un buen activo antienvejecimiento para pieles maduras. Combina bien con: Canela, clavo, todos los tipos de lavanda, limón, mirra, nuez moscada y salvia.

Aceite Esencial de Niaouli: Es anti-bacteriano, antiséptico,  antiinflamatorio, expectorante, protector de la piel, estimulante.  Es un excelente antiséptico de la piel y por ello se ha venido utilizando en muchos campos de la medicina. Alivia los dolores musculares. Buen repelente de insectos. Combina bien con: árbol del té, cedro, enebro, eucalipto, hinojo, lavanda, lima, naranja, menta y pino. Usar en masajes diluido en un aceite portador.

Aceite Esencial de Nuez Moscada: Tiene un efecto analgésico, antioxidante, antirreumático, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, carminativo, digestivo, emenagogo, estimulante de las secreciones gástricas, larvicida, estimulante y tónico. Como uso externo, el aceite se utiliza para tratar los dolores reumáticos y, al igual que el aceite de clavo, se puede aplicar como tratamiento de urgencia para mitigar los dolores de muelas. Combina bien con los aceites de: naranja, geranio, romero, lima, petitgrain, salvia romana, mandarina, cilantro, lavanda, lavandín, y otras especias.

Aceite Esencial de Palmarosa: Usado en cosmética tiene poder regenerador e hidratante, vigorizando la piel madura y arrugada.es usado para estimular la regeneración celular y para humidificar la piel. Es un aceite antiséptico, bactericida, astringente, cicatrizante, estimulante de la circulación y un tónico. La única limitación que podemos encontrar será con los clientes alérgicos a los pólenes y a las hierbas. Combina bien con: camomila romana, hisopo, patchouli, palo rosa, sándalo, geranio, cedro y las esencias florales.

Aceite Esencial de Palo Rosa: Es un excelente regenerador y reconstituyente celular de la piel. Combina bien con: Cedro, incienso, geranio, mandarina, romero e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Patchouli: Se usa para luchar contra la depresión y el nerviosismo. También se recomienda para diversas afecciones de la piel y la seborrea. Es un bastecida muy eficaz y ayuda a revitalizar la piel. Es muy usado en la fabricación de perfumes. Combina bien con: los aceites de vetiver, cedro, geranio, clavo, lavanda, rosa, neroli, bergamota, acacia, mirra, sándalo, naranja dulce, casia y salvia.

Aceite Esencial de Petit Grain: Tiene un efecto antiséptico, antiespasmódico, desodorante, digestivo, tónico nervioso, estimulante digestivo, nervioso y estomacal. Ayuda a mejorar la digestión si ponemos un par de gotas en bebidas o dulces, ya que reduce las flatulencias y espasmos. Es ideal para crear un ambiente fresco y limpio, en sitios frecuentados por muchas personas. Es antidepresivo, ejerce un efecto muy sutil y positivo sobre los sentimientos en casos de tristeza. En caso de insomnio, alternándolo con lavanda o neroli, depositar una gota sobre la almohada.  Combina bien con: Los aceites de bergamota, cedro, salvia, geranio, lavanda, lima, jazmín, nerolí, naranja, palmarosa, romero, palo de rosa, sándalo e ylang-ylang.

 

Aceite Esencial de Pino: Actúa como antibacteriano, anti fúngico, antiséptico, antiviral, desodorante. Se utiliza también para dolores musculares, catarros, asma, etc. En aromaterapia también es muy común porque su aroma despierta los sentidos. Es uno de los aceites más usados para la salud masculina. Combina bien con: otros tipos de pino, citronela, salvia, eucalipto, incienso, coriandro, ciprés, enebro, lavanda, mirra, romero y árbol del té.

Aceite Esencial de Pomelo: Posee virtudes suavizantes, astringentes, antisépticas, antiinflamatorias y relajantes. Es rico en vitaminas A, C y Potasio. El aceite esencial de pomelo es un potente antioxidante natural, se utiliza en el tratamiento de acné por su suave efecto exfoliante. Combina bien con: Esencias cítricas, con romero, ciprés, lavanda, geranio, y generalmente la mayoría de esencias especiadas.

Aceite Esencial de Romero: Tiene un efecto analgésico, antimicrobiano, antioxidante, antirreumático, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, astringente, carminativo, cicatrizante, digestivo, diurético, fungicida, hepático, hipertensor, tónico nervioso, parasiticida, reconstituyente, estomacal, sudorífico y tónico. Este aceite resulta muy eficaz para las varices, la caspa, dermatitis, acné, eczema y cabello graso. Estimula el crecimiento del cabello, regula la seborrea y es excelente contra los piojos, la sarna y como repelente de insectos. Combina bien con: los aceites de orégano, albahaca, menta piperita, cedro, petitgrain, orégano, lavanda, lavandín, citronela, pino y canela.

Aceite Esencial de Romero Español: Tiene un efecto analgésico, antimicrobiano, antioxidante, antirreumático, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, astringente, carminativo, cicatrizante, digestivo, diurético, fungicida, hepático, hipertensor, tónico nervioso, parasiticida, reconstituyente, estomacal, sudorífico y tónico.  Indicado para: Tratamiento de varices Caspa Dermatitis, Acné Psoriasis Eczema Cabello graso (Estimula el crecimiento del cabello, regula la seborrea y es excelente contra los piojos) Repelente de insectos. Calambres, dolores articulares y contracturas Trastornos circulatorios. Combina bien con: Orégano, albahaca, menta piperita, cedro, petitgrain, orégano, lavanda, lavandín, citronela, pino y canela.

Aceite Esencial de Rosa Búlgara: Es rico en antioxidantes y es un buen aliado de las pieles maduras, secas, deshidratadas o con problemas. Posee propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, antivirales, cicatrizantes, hidratantes, calmantes y refrescantes. Muy indicado en pieles con acné y eccema. Combina bien con: El aceite esencial de Rosa Damascena en general combina bien con todos los aceites esenciales, pero especialmente con bergamota, manzanilla romana, salvia, geranio, melisa, palo de rosa, sándalo e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Salvia: Es muy usado en cosmética por su acción antiinflamatoria y calmante, siendo muy útil en casos de inflamación de la piel. Indicado para pieles muy secas y maduras. Además regula las transpiraciones excesivas, favorece el crecimiento del cabello y ayuda a controlar el exceso de grasa y caspa. Combina bien con: la mayoría de los aceites, sobre todo con bergamota, cedro, incienso, geranio, jazmín, enebro, lavanda, pino, nerolí, naranja, palo de rosa, sándalo, vetiver e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Sándalo: Tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Es astringente, emoliente, tónico, hidratante, descongestionante y rejuvenecedor de la piel. Es un potente fijador de los aromas. Combina bien con: Todos los aceites esenciales de notas medias y altas, especialmente el jazmín, ylang-ylang, palo rosa, patchouli y vetivert.

Aceite Esencial de Tomillo: Es bactericida, antiséptico, antiespasmódico, diurético, anti fúngico, insecticida. Es muy efectivo en problemas respiratorios, digestivos y circulatorios. Combina bien con: árbol del té, bergamota, eucalipto, lavanda, limón, pino, pomelo y romero.

Aceite Esencial de Vetivert: Es revitalizante, nutritivo e hidratante para la piel seca, deshidratada o irritada, y es un excelente aceite regenerativo antiarrugas y anti estrías. Es usado como componente de perfumes y desodorantes por su aroma duradero. Se utiliza como fijador. Combina bien con: amaro, jazmín, lavanda, acacia, musgo de roble, patchouli, rosa, salvia, sándalo e ylang-ylang.

Aceite Esencial de Ylang-ylang: Es un armonizador, antidepresivo, antiséptico, eufórico, sedante, afrodisíaco, hipertensivo y tonificante. Estimula la producción de adrenalina. Tonifica el corazón. Aplaca los estados de ánimo negativos como la irritación y la ansiedad. Para casos de insomnio poner una gota de aceite en la almohada. Es adecuado para pieles secas o maduras. Combina bien con: otras esencias florales, esencias cítricas, incienso, geranio, vetiver.


Consejos:

No aplicar puro sobre la piel, evitar el contacto con los ojos y mucosas, diluir en aceite vegetal o usar con difusor, no ingerir. Y conservar el aceite esencial en un lugar seco, fresco y fuera del alcance de la luz. Para más información sobre precauciones de uso de aceites esenciales. Pinchar aquí.

Parte de la información es sacada de jabonariumshop. Para más información o compra pinchar aquí


No hay comentarios:

Publicar un comentario