sábado, 2 de enero de 2016

Aceites Esenciales: Precauciones de Uso


  Los aceites esenciales son sustancias que se encuentran en diferentes tejidos vegetales. Contienen numerosos compuestos químicos naturales procedentes de las plantas. Los aceites esenciales son utilizados como remedio casero, aromaterapia, hogar, cosmética, etc.…

  Cada aceite esencial contiene propiedades específicas de la planta de la que se obtiene, cuyo componentes nos servirán para distintas finalidades. Al tratarse de sustancias muy concentradas, siempre deben usarse con precaución. Deben utilizarse siempre diluidos en una sustancia conductora.

Precauciones de uso


  Como hemos dicho anteriormente los aceites esenciales son sustancias muy concentradas que por seguridad siempre deben ser diluidas en otras sustancias conductoras, como aceites vegetales, arcillas o alcohol.

  Aceites vegetales: A mi parecer es la mejor opción, ya que el aceite esencial se diluye perfectamente en ellos. Las mezclas realizadas con aceites vegetales y aceites esenciales tienen aplicaciones muy efectivas en el ámbito de la cosmética natural, tanto para elaborar producto cosméticos caseros como cremas naturales. Lo mejor de esta opción es que hay una gran variedad de productos disponibles, con los que podrás usar las propiedades de cada uno para elaborar productos totalmente personalizados.

  Arcillas: Las arcillas se complementan muy bien con los aceites esenciales y vegetales. Su principal uso en cosmética es a la hora de elaborar mascarillas caseras.

  Alcohol: Si se diluye los aceites esenciales en alcohol, se obtendrá una tintura. 


  También se pueden combinar distintos métodos o simplemente utilizar cierto aceite esencial por sus características añadiendo vinagre, agua, etc. Los aceites esenciales nunca se disuelven en agua. Existen solubilizantes vegetales que ayudan a dispersar los aceites esenciales en agua. Están indicados para formulaciones cosméticas acuosas, como: geles, lociones, baños aromáticos… 

  De manera general, la dosificación a la hora de elaborar una mezcla para uso tópico (sobre la piel) debe de ser 98% de sustancia conductora y 2% de aceite esencial. Estas fórmulas sirven para personas adultas y sanas. Para mujeres embarazadas, bebes, niños y mayores, como mucho se recomienda usar un tercio de la dosis de un adulto. 

  Aunque en algunos casos se utilizan como tratamiento vía oral, no es aconsejable bajo ningún concepto ingerir un aceite esencial sin supervisión médica especializada. En caso de accidente hay que acudir de inmediato a un centro hospitalario.
  
Tampoco se debe aplicar directamente sobre la piel, a excepción de los aceites esenciales de Árbol de té, lavanda y manzanilla (aunque por seguridad se recomienda hacer un testeo y comprobar  en una pequeña zona de la piel que no  exista ningún tipo de alergia o intolerancia). El resto siempre deben diluirse en una sustancia conductora.

  Debemos evitar poner en contacto con los ojos, al ser esencias tan concentradas son irritantes. Si de manera accidentar llegase a suceder, debemos aplicar aceite de oliva, frotando suavemente con una gasa sobre el ojo (no utilizar algodón) para tratar de arrastrar los restos de aceites esenciales y luego aclarar con abundante agua.
 
  En personas con problemas neurológicos, problemas coronarios, mujeres embarazadas, bebes y ancianos, es mejor limitarse a los aceites esenciales más seguros, que son la lavanda, árbol de té y manzanilla (Para mujeres embarazadas también se debe evitar la manzanilla).

  La mejor manera para conservar durante más tiempo los aceites esenciales,  es en un recipiente de vidrio opaco, evitar la luz directa, mantener en un lugar fresco y al utilizarlo asegurarse de mantener abierto el recipiente el menor tiempo posible, ya que el aceite esencial se volatiliza al entrar en contacto con el ambiente.




Si deseas saber las propiedades de los principales aceites esenciales, pinche aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario